jueves, 18 de noviembre de 2010

Del Mundo de las Ideas... (V)

El fanatismo en la mente del hombre representa la negación involuntaria e insconciente de los conocimientos adquiridos en su auto proceso evaluativo del ser completo; se aclimata a sus pasiones y estas se llenan gracias al disfrute somero y vano del crecmiento intelectual que lo conforman; el sabe (o cree saber que está en lo cierto y nada lo hara variar en su apreciación.

La luz que llega al interior del hombre situado en este estado emana el brillo máximo del faron de su oscuridad. Cuando el conocimiento se basa en el creer no existe. La fuente de sabiduria e iluminacion real es una combinacion dual, simultanea, sobre la comprension humana del ser completo. Entendiendo que el ser es la suma de la naturaleza que rodea y palpa el hombre y el mundo de las ideas que se interiorizan en el.

En un intervalo de tiempo cualquier dolor hace parir un porvenir. Es esa la razón misma del coqueto movimiento de lo existente. El sonido de la piedra dejada caer en el agua no le envidia nada a la razón – por escencia provocadora- empeñada en cuartear lo entero de lo naciente. Este empeño nubla al hombre empujandolo a la discordia consigo mismo y con el entorno que lo rodea. La necesidad de la auto-cohesión aparece en el hombre y este, enfrascado en la lucha por conocerse, asimila la importancia de ser entero.

Porque en el objetivo de las formas esta el arreglo de lo informe y esta filosofía recorre el tridimensional espacio dejando en diminutivo lo infinito de lo completo ¿como transitar en la morbosidad perpetua de la duda si es un imposible descifrar el incógnito arcano de los sublime? ¿como reverenciar el ser de lo eterno si está en su empeño la no revelación de su misterio? ¿podrán las musas con sus cantos divinos desenraizar el siempre existente anhelo de la tendencia apócrifa de comprender lo que debe ser comprendido?

1 comentario:

ana dijo...

el fanatismo es como ser sistemático, y así no se crece como persona.

Un besito.