domingo, 17 de julio de 2011

Renunciación...


El decorado en la mesa no es propio de tu fantasía,  ni lo son las luces multicolores que sudan las paredes de tu cuarto, ni las rítmicas cortinas que cubren el cielo que pretende entrar por tu ventana, ni el empapelado párvulo que infructuosamente intenta hacer comprar la imagen de inocencia hace décadas olvidada por ti. Solo son pretextos verbales que buscan fascinar, encantar; otras manos y otros sueños los hicieron. Concibieron la beldad intrínseca y la escurrieron de sus cuerpos, regalándonosla.  Un recuerdo dejado caer en cualquier baldosa, recogido luego por las abstracciones lógicas de los contempladores, es el premio postrero de los esfuerzos aplicados. No, no son mías tampoco esas creaciones, la arquitectura como el arte no son talentos en mí y no los figuro en ti; la escalera no sube, no baja, está ahí tranquila, soportando pasos tiznados –y cristalinos- de dudosas aspiraciones corporeizadas.

martes, 12 de julio de 2011

Acción De Gracias...

El pasado cuatro de Julio este blog cumplió su primer año; ¿muchas entradas? no ¿Muchos lectores? no ¿muchos seguidores? tampoco ¿Significa esto que el balance ha sido negativo? no. La ponderación de un blog como el que trato de brindarles se basa en la calidad, y que esa calidad arrastre, a su tiempo, la cantidad de seguidores que espero en el. Doy gracias altísimas a aquellos que se han detenido una y otra vez en este, mi rinconcito virtual y agradezco hondamente a aquellos que ocasionalmente hacen esa paradita tan necesaria para mantener esa energía que nos mantiene escribiendo. !Cuanta calidad en los blogs de mis seguidores! basta eso para llenarme de contento. Me siento con mayor energía que aquel día en que decidí marcar el espacio virtual con mis letras; hay blog por largo tiempo. 

Gracias a aquellos y aquellas que se han motivado en dejar comentarios, sepan que los leo con detenimiento y que tambien sigo cada una de las entradas en sus blogs. Gracias a los que estan por llegar en este recorrido hacia el segundo año.

No tengo como ni con que recompensarles.