sábado, 21 de enero de 2012

Repugnancia De Lo Bello...


No es gran cosa, pero vale el esfuerzo como primer intento.

Cae

    Brotando cual península de vida

Rodando por estrechos salvajes

De bélicos motivos decorado

Cae

Embadurnando impertinente,  miasmas

Regocijado del vaho que lo perfuma

Luciéndolo con deshonestas ínfulas

Rueda

No es pararse su deseo ni su niego

Es saberse quiste y corromper

Existir siendo fiambre y disfrutar

Rueda

Gritanle levántese y no reacciona

El húmedo revuelco enloda orejas

Tapándolas con cieno ennegrecido

Comprende

Ceguera en los demás denota

¿Quién sin meditar entiende el samadhi o el caos errante?

¿Quién sin escribir mira belleza en la encía sangrante?

miércoles, 18 de enero de 2012

Holistica De Los Pares...

En la torsión, los pares en fuerza tirante, se benefician en lo consciente de lo opuesto con la misma dirección abastecida de lo contrario de sus sentidos, por el saber preciso de que el valor no se altera en senderos recorridos por el barrido circular sobre la línea axial que justifica la razón de su rote. Y al sumarse resulta un producto mejor que el total de sus partes. En el alma ¿Cuánta distancia necesita un giro? Pues la inercia, auxiliada de superficial fricción no disminuye el desplazamiento pero ralentiza la rapidez de lo benigno, provocando cierres de conciencia, aumentando la tensión. Pero no es posible caminar en el mismo sentido aunque obedezcamos la misma trayectoria. Determinados ángulos producen visiones diferentes de las aristas; el abatimiento correcto de estas genera la vista en planta correspondiente, permitiendo ver más cercana la realidad esperada disfrutandola tal como es.

domingo, 15 de enero de 2012

La Presencia De Lo Hermoso...


  Y si rompe la crisálida 

y mil delfines brotan regalando mágicos saltos

¿Cuestionarás la belleza?

Y si vuelan libres 

pétalos de colores
en el cielo

y decantan en el pecho

¿Dudarás de la estética?

Y si cada aleteo del zumbador

Y el sonido de las aguas

Y las musas del gorrión

Se manifiestan en tu espacio, oníricas

¿Negaras su esplendor?