sábado, 1 de octubre de 2011

Efímera Sensación De Lo Incompleto...

Los cielos intentan representarse en mis  pupilas   y   no     los dejo. Mi mentón continúa orgulloso, ofertando su quietud al firmamento, mientras un oscuro hacia dentro limita todas las distancias, desde mi mismo hasta el interior de mis párpados. Escucho decir que los soles no envidian, pero yo he visto consumirse completa a más de una estrella con sus rayos. Es que a todos nos duele. En la era de la quietud rivalizo cortado en dos mitades. Una que tira con fuerza, diciendo que derrame los encendidos traviesos en brutales desesperes, desconociendo mundos distantes de la superficie de mis distintas pieles. Otra centrípeta, irrumpiendo vías latentes, como vector implacable cumpliendo su destino de embutirme. Pero en mi todo, la suma de mis partes no me completa, y sigo vedado para el mismo entorno. Sutil e infructuosa pretensión no reconocerme quebrado. El viento roza la ciudad silbando femenino, y llega a mis oídos como si mil plumas reales retozaran con mis orejas.  Tierna sensación cálida sienten mis bellos al erizarse con sólo respirar, porque relajado, ante mi estatura meditativa, los nirvanas empequeñecen .

La noche. Yo me deleito con la luna. Toda luna es un intento fracasado de mundo. Ya no le niego al cosmos el café de mis ojos; le permito titilar en ellos. Las rejas del balcón rayan mi torso desnudo con su sedosa luz. Abajo, con vaivén disciplinado, múltiples ramas de árboles revolotean sus hojas, como buenos vasallos de la brisa cálida. Ella camina tranquila por la negra calle; su piel blanca mimetiza por el neón de las lámparas. Queda tiempo para pensar. No puedo, dejo el espacio para esas nubes grises recogidas en el corazón. Una sensación con sabor metálico me dice que mi todo se ha completado. Sus pasos suenan por el pasillo; el toc toc en la puerta sacude mi cabeza y dejo la reflexión a un lado. Al abrir, nos miramos. Su sonrisa es mi sol, pero a este no le niego mis pupilas… 

20 comentarios:

Enrique Arias Valencia dijo...

Todo me ha gustado; sin embargo, vestido de estrellas, tres frases destaco:

"Escucho decir que los soles no envidian, pero yo he visto consumirse completa a más de una estrella con sus rayos".

"La noche. Yo me deleito con la luna. Toda luna es un intento fracasado de mundo. Ya no le niego al cosmos el café de mis ojos. Le permito titilar en ellos".

"Al abrir, nos miramos. Su sonrisa es mi sol, pero a este no le niego mis pupilas…"

Un abrazo en discreta conspiración.

soy... dijo...

Enrique Arias Valencia


Y viniendo de un auténtico esteta, mis palabras salen sobrando.

Gracias por comentar.

Fran dijo...

Maestro, los placeres más grandes de la vida, están en las cosas más "pequeñas". Y nuestra humanidad, es complejamente sencilla: somos lo que vemos, pero no vemos… lo que somos.

P.d. Excelente post.

soy... dijo...

Fran

"...somos lo que vemos, pero no vemos… lo que somos."

Certero eso que escribe, y es parte del sentido de escribir esta entrada.

"Excelente post."

Me lo voy a creer.

Gracias.

clariana dijo...

Es verdad que muchas veces nos sentimos divididos por dentro. Algo que tira para un lado y a continuación la resistencia.
Parece que estemos hechos de materiales a veces incompatibles.
Más de uno se habrá vuelto loco en el intento de aunar su interior.
Uno de los momentos que más me cautiva es el crepúsculo, me parecen dos mundos tan diferentes el día y la noche, que me sería imposible decidirme por uno de ellos si me dieran a elegir.
La medida nuestra es la persona y por eso nos atrae tanto la pareja, sea de uno u otro sexo. Pero cuando te encuentras ante esa inmensidad tan bella, que permanecerá cuando ya hayamos muerto y que tanto desearíamos llevarnos su recuerdo aunque sólo fuera a modo de película en nuestra mente...
Hoy tu texto me ha producido sensaciones agradables de evocar.
Un saludo.

soy... dijo...

clariana

Gracias por tu comentario, y si, sería ideal llevarse un recuerdo cuando la vida diga adiós, debo continuar, y nos transformemos en otra sustancia...

Un saludo.

Elsa dijo...

"Mi mentón continúa orgulloso, ofertando su quietud al firmamento, mientras un oscuro hacia dentro limita todas las distancias, desde mi mismo hasta el interior de mis párpados".Hermoso relato el que nos dejas...me he identificado con esta frase.
Un abrazo

soy... dijo...

Gracias por tu comentario,a mi me gusta esa parte también

Un saludo.

Camila Goris Burgos dijo...

Un mes ha transcurrido desde que me comentaste. Te agragezco tus halagos, que ahora significan mucho más al descrubrir qué tan buen escritor eres. ¡Vaya capacidad de transportar al lector! ¡Vaya prosa tan poética! Felicidades. ¡Qué placer es leerte!

soy... dijo...

Camila Goris Burgos

Bienvenida al blog, un placer tu comentario.

No son halagos, tus escritos, en tu recién iniciado camino de bloguera, demuestran tu talento estético.

Sino que lo digan mis seguidores cuando caminen por tu espacio.

Gracias.

Pluma Roja dijo...

Buenas tardes, llego a conocerte y agradecerte tu comentario en mi blog, me encuentro con un blog de gran contenido me gusta bastante.

Si me lo permites te sigo.

Hasta pronto.

soy... dijo...

Pluma Roja

Un placer tu comentario.

Claro que puedes seguirme.

Un placer para mi.

Gracias.

La abuela frescotona dijo...

veo la figura humana en tus hermosos versos, saludos amiga

soy... dijo...

Abuela

Gracias por tus comentarios.

Y soy amigo.

un saludo.

Darwin Bruno dijo...

Un placer visitarte y leerte.buen texto, me gusto' bastante.La paz quede contigo hermano.

soy... dijo...

Darwin Bruno

Un placer tu comentario.

Gracias por leer mi rinconcito.

Un saludo

Ex-pectrum dijo...

Tremendo placer el leerte, me ha encantado incluso esas partes de ti que no se completan y me imagino a mi y como miro yo la luna, toda luna es un intento fracasado de mundo? y como no los recuerda, toda noche, cada noche aun se esconda detras de las nubes.

Fantastico, como siempre.
Saludos y abrazos.

soy... dijo...

Ex-pectrum

Un placer tu comentario.

Gracias y un saludo.

Ly dijo...

Sutil e infructuosa pretensión no reconocerme quebrado.

Al abrir, nos miramos. Su sonrisa es mi sol, pero a este no le niego mis pupilas...

Maravillosa visión magistral composición...
Seguirás con tu potencial SIEMPRE

Ly

soy... dijo...

Ly

Gracias por tu comentario.

Un saludo.